El acetaminofén es el ingrediente más comúnmente usado en medicinas en los Estados Unidos. Se encuentra en más de 600 medicinas diferentes, incluyendo medicinas con receta y de venta libre (“over-the-counter”) para el dolor, para bajar la fiebre y el insomnio, así como en medicinas para la tos, la gripe y las alergias.

Si se siguen las instrucciones de uso, el acetaminofén es seguro y eficaz. Pero hay un límite en la cantidad que se puede consumir en un día. Si se toma más acetaminofén de lo indicado, se produce una sobredosis que puede causar daño al hígado.

Siga estos tres pasos sencillos para usar acetaminofén:

1. Siempre lea la etiqueta de la medicina y siga las instrucciones.

Nunca tome más medicina de lo que indica la etiqueta. Tomar más acetaminofén de lo indicado es una sobredosis y puede causar daño al hígado.

2. Averigüe si sus medicinas contienen acetaminofén

  • Es importante verificar los ingredientes activos en todas sus medicinas para ver si contienen acetaminofén.
  • En las medicinas de venta libre la palabra “acetaminofén” (acetaminophen) está escrita enfrente del empaque o frasco y en la etiqueta aparece en la sección de ingredientes activos (active ingredients) bajo los Datos de la Medicina (Drug Facts).
  • En las etiquetas de las medicinas recetadas, algunas veces figura como “APAP”, ” acetam”, u otras versiones abreviadas de la palabra.

3. Si sus medicinas contienen acetaminofén, tome sólo una de ellas a la vez.

Usted puede tomar demasiado acetaminofén si toma más de una medicina que contenga acetaminofén al mismo tiempo.

Hable con su proveedor de servicios de salud antes de tomar acetaminofén si usted consume más de tres bebidas alcohólicas al día, si usted tiene alguna enfermedad del hígado, o si usted toma warfarina. Usted podría tener mayor riesgo de daño al hígado. Usted también debe de hablar con su profesional de los servicios de salud antes de tomar acetaminofén si usted está embarazada o lactando.